Páginas vistas en total

miércoles, 23 de enero de 2008

Rolfi, La Rolfi...

El 26 de enero desde hace ya unos cuantos años, que no tiene caso contabilizar, es un pecado capital dejar pasar uno de los cumpleaños más "Acuarianos" que conozco.

Redundante, tal vez. Pero es que lo obvio es una buena estrategia cuando se quiere definir a quien durante los más diversos momentos de su vida y de la mía, me ha mostrado como nadie que somos dueños de nuestro mundo. Guionistas y actores, tramoyeros y utilitis, unas cuantas veces productores y comercializadores del producto.
Bueno mi amiga Vanessa no necesita que yo la promocione. Pero que caray, lo haré. Sólo por el simple gusto de reconocer.
La Rolfi como le decimos cariñosamente ha estrechado nexos desde los años universitarios con las personalidades más disímiles. Era y es punto de confluencia de las corrientes más diferentes de pensamientos.
Y es que con mi amiga podemos hablar de lo más trascendental en medio del regocijo por lo mundano.
Una cosa y la otra.
Sus cumpleaños, girán en torno a un eje temático, y ella los ha convertido en centro de todo. Gran parte me los he perdido por estar "apuntando al Sur", pero los sigo con vehemencia, porque cada uno conserva anécdotas geniales.
Recuerdo como nos endulzaba la vida al tiempo que pagaba sus estudios, apunta de vender Dulce de Leche.
No me resisto una y otra vez, a contar su teoría, mejorada con los años, acerca de las personalidades, esas de las que hablaba antes. Para aquel momento les tejía trajes imaginarios, y así había princesas, amigos de ropas apretadas y engorrosas, otros vaporosos, pero sin dudas, el traje que disfruté más fue el mío. Cuando alguién le preguntó, muy seria dijo, "el de Liliana es un traje de Indiana Jones"....ohhhhh respondieron ¡qué interesante! pero ella aderezó, "Claro, que el de ella tiene ligueros".
Durante la carrera discutimos en muchas oportunidades, pero siempre nos reencontramos, y apoyamos.
Fue sin duda, la mejor decisión hacer mi tesis de grado con ella, nos asociamos con el éxito asegurado. Y al son de Silvio, Pablo, Rubén y uno que otro desliz, y protegidas por los angeles custodios, trabajamos de la mejor manera.
Vanessa nos instruyó a todos, así que los modismos de Coro son ahora patrimonio nacional, pues si algo hace bien es comunicar.
Ella lleva un archivo de cada personaje de su vida. Y es la mejor referencia para saber el paradero de algún conocido.
Trabajó con Derechos Humanos y consultorías de comunicación con logros muy importantes. Pero ella alcanzó algo muy especial. Combinó y potenció su profesión.
Ahora mi amiga es una reconocidísima Chef, que escribe, que diseña, que inspira y que transmite. Ha pasado por la televisión y los medios escritos, tiene en su registro dos libros.
Practicamente conocí a Antonio, su esposo, poco antes del matrimonio, que fue original, como original es esta pareja. Y le profesé cariño automático.
La Rolfi fungió de Casco Azul, durante mis guerras, y no dejó de animarme ni un momento.
Festejó mis embarazos y ha transitado por mi crecimiento como madre.
Me sigue enseñando cosas, ahora astróloga, ahora shamana, ahora brujita.
Su paso airoso por tantos caminos me llena de orgullo.
¡Felicidades amiga en este cumpleaños!
Julieth

martes, 22 de enero de 2008

Si te dedican una canción que simplemente se llama "Mujer"

Me levanté, y escuché atentamente la canción, como dice Benedetti, no una ni diez, sino muchas veces.
Sentí varias cosas, que tienen que ver más conmigo misma que con vos.
En un click, en un abrir y cerrar de portales, sentí "Complicidad" y un profundo cariño que sin duda bendice la ruta por la que nos encontramos.
Cada tiempo y cada época tienen sus caminos.
El de nosotros es binario e insondable.
En nosotros está, llevarlo a la tercera, cuarta e infinita dimensión.


P.D. La canción pertenece a un grupo Guatemalteco Alux Nahual
P.D.2 La foto????? Es un postre creación de mi amigo y chef internacional Luis Fernando Aristizabal, que me hizo el honor de colocarle mi nombre. Se llama Julieth, por lo que no encontré mejor imagen para acompañar la otra dedicatoria.

domingo, 13 de enero de 2008

Ló mágico, lo democrático y una tercera oportunidad















El epitafio hubiera dicho, "Ella de 35 murió feliz, cómo siempre, cómo de costumbre, el Universo sucumbió a sus deseos, y sus acompañantes pudieron manifestarse, pero la realidad, en realidad se mostró como ella la había recreado en su mente.
El colofón de un viaje tan multidimencional como el realizado a finales del 2007, sólo hubiera sido posible con un baño de mar. Ella eligió las hermosas costas de Boca de Uchire, donde hace más de 16 años vivió una austera y romántica Luna de Miel, al mejor estilo de los 18 y 21 que conformaron esa unión.
Era su deseo un sitio frente al mar, con hamaca incluída, ésta última la que propició su ascenso.
En sus últimos momentos alcanzó a decir, que su final era cinematográfico, y como cualquier mortal a ella le estaba pasando su propia película, con imágenes de Javier Bardem en Mar Adentro, y las típicas preocupaciones de una madre. ¿Con quien quedarían los niños? ¿quién los buscaría en esa playa? ¿cómo sería su vida ahora? Etc, etc, etc.
Finalmente logró decir su palabra preferida ¡Gracias!"

Bueno este hubiera sido el escenario sino fuera porque no tengo osteosporosis, sino fuera por Tita la hermosa morena que regenta Los Lirios, sino fuera por los múltiples amigos, algunos de ellos médicos, que una va dejando en el camino... y sino fuera porque ese espacio y esa, no era mi hora.
Quizás porque el camino no está acabado y también de pronto porque esto de ser madre arrastra más energía que una bomba atómica.
Lo cierto es que las hamacas planas son peligrosas, que la vida es efímera y que mi cuello es duro.
La caída digna de estos programas sados en que la gente ve como otros se destrozan, me resonó en el cuello, pero mis hijos rápidamente buscaron la ayuda de Tita, he de confesar que desde que la ví sentí su poder.
Y allí me lo demostró; fuerza negra en mi espalda y un "Aquí no te me quedas" "De aquí sales bien".
Cómo buena alumna, de las que hacen y aplican, rápidamente invoqué todos mis conocimientos, mantras, mudras, asanas.
Y también respiré el sitio de dolor.
Dormí adolorída pero bien.
En la mañana una sesión de yoga frente del mar me ayudó a conjurar la opresión en mi pecho.
En la tarde tome mi timón y regresé a casa, con mis hijos, con mis canciones, con mi agradecimiento a Dios por los ángeles que me pone en el camino.
Tita y Los Lirios, su posada mágica. La fuerza negra de Venezuela, la fuerza hermosa de las mujeres trabajando en manada, el poder al sevicio de la luz.
Guayana se veía más hermosa, yo me siento más nueva, mis hijos apreciaron el valor de la vida. y el viaje siguió siendo lo que es, el gran aprendizaje.
¡Gracias!




















domingo, 6 de enero de 2008

Realicé una vez más

Un viaje de poder, un reencuentro con raíces. Tal y como lo describió Rubén..."Todos vuelven al rincón en que nacieron, donde acaso floreció más de un amor", así también Facundo y otros de mis entrañables hablan del volver. Volver a Colombia, luego de muchos años, fue entender el amor incondicional. El principio de no mente, no tiempo, donde el amor es. Donde el amor entiende. Donde el amor se preocupa pero respeta. Me permití junto a mis hijos entender un poco más la vida. Agradecer nuestra ruta y entender la de los demás. Oportunidades como esta son las que nutren y permiten aplicar todos esos retoños de conocimiento que vamos acumulando a lo largo de los años. Siento la madurez de la alegría. Siento el desprendimiento de la libertad. Sé que en el camino me falta mucho, pero creo que he escogido los mejores rumbos.
Ahora el regreso está lleno de propósitos como todos (como todos los comienzos de año). Los míos tienen que ver con la alegría. Un pacto incondicional con ella. Un respeto por ella. Una alabanza todos los días todos los minutos. Llego llena de ganas de hacer y aprender. Presiento, y lo comparto con ustedes que vienen tiempos hermosos, díficiles posiblemente, pero hermosos. Hay las posibilidades, hay el entendimiento.
Me traigo poesía de calle, olores de hogar, colores de mundo. Voy por lo más bello, por lo sublime, por la luz.